Blog/Nutrición

La manzana: la fruta que los niños necesitan

¿Alguna vez te has preguntado por qué se habla tan bien de la manzana? Si decides resolver tu duda, encontrarás que tiene muchos más beneficios de los que te podrías imaginar.
La manzana es una fruta ideal no solo para ti, sino también y sobre todo para los más pequeños.
La manzana es rica en vitaminas A, B, C y E, potasio, magnesio, hierro, sodio, fibra, fósforo y calcio. También mejora los niveles de glucosa y ayuda a prevenir enfermedades como el resfriado, muy frecuente en los niños.
Un consumo regular de manzanas resulta beneficioso para el corazón, gracias a los flavonoides que contiene, y ayuda a elevar el colesterol bueno y mantener el malo a raya. Además, gracias a esta fruta mantenemos la dentadura sana, aportaremos frescura a la piel y fortaleceremos la memoria. Por estas razones y muchas más, se oye tan a menudo que la manzana es la mejor opción para nuestros hijos.

A todos nos han alertado alguna vez sobre los peligros de los pesticidas en la piel de las frutas, es por eso que a pesar de ser sana, solo será segura para los niños si la fruta ha sido cultivada de forma natural, como es el caso de las manzanas Envy (cultivo Envy).
Es una de las frutas con mayor facilidad de asimilación para el organismo y ayuda a regular el tránsito intestinal.
La piel de la manzana, no solo contiene pectina, que purifica el organismo absorbiendo las toxinas, sino que también será de gran utilidad si nuestr@ hij@ tiene problemas de estreñimiento, gracias a su alto contenido en fibra. Si por lo contrario, el problema del pequeñ@ es la diarrea, una manzana cocida y sin piel será el remedio perfecto gracias a sus propiedades astringentes.
El 85% de la manzana es agua, con lo que, a parte de ser refrescante, su ingesta en l@s niñ@s es clave para matar dos pájaros de un tiro: Cubrimos la necesidad de recibir cantidad y variedad de nutrientes, y también nos despreocupamos por si se han mantenido hidratados. Esto último es importante, ya que están llenos de energía y la queman de manera constante. Las manzanas les permitirán seguir quemándola, ya que son ricas en hidratos de carbono de absorción rápida, los cuales aportan energía instantáneamente.

Nuestra protagonista, es una de las pocas frutas que se pueden consumir durante todo el año, por eso es fácil y saludable tomarla a diario.
Al ser una fruta fácil de comer, es una buena opción para la merienda o el desayuno.
La pueden llevar al colegio sin necesidad de cubiertos ni envoltorios, de esta manera también contribuimos a favorecer al medio ambiente.
Según los expertos, l@s niñ@s deberían consumir entre 4 y 6 piezas de fruta diarias, pero, ¿a qué edad nos referimos cuando hablamos de niñ@s? A partir de los 6 meses es cuando podemos empezar a alimentar a nuestr@s hij@s con puré de manzana y lo ideal es escoger manzanas rojas, ya que al ser más dulces es más probable que le gusten a l@s más pequeñ@s.
Cuando hayan cumplido un año, será el momento de empezar a comerlas sin triturar.
Ahora ya lo sabes: La manzana es ideal para l@s niñ@s.

TIP: Si tu hijo ha empezado una manzana y la ha dejado a la mitad, se oxidará rápido y habrá que tirarla. A no ser… que la sumerjas en un vaso con ¾ de agua y ¼ de zumo de limón. 😉

Volver a Nutrición